4 Recomendaciones para salvaguardar los equipos informáticos de las corrientes eléctricas

La seguridad de la información parte de considerar factores internos y externos, sin embargo, estos últimos son más complejos y nos exigen implementar mecanismos óptimos, creativos y eficientes, especialmente por que las situaciones externas se escapan de nuestro control y aunque no podemos evitarlas existen muchas y variadas opciones de hacerles frente.

Un ejemplo muy recurrente y natural es la protección del equipo informático ante las corrientes eléctricas, altas o bajas que pueden afectar considerablemente nuestros equipos, hasta el punto de invertir no en reparación sino en sustitución de equipos; es por ello que lo prudente en este tipo de situaciones en seguir una serie de directrices, que contribuyan a salvaguardar nuestros activos más importantes:

Es preciso comenzar con una adecuada conexión de los equipos a la toma de tierra. Muchos equipos son expuestos altas o bajas corrientes de manera deliberada, únicamente porque conectarlos directamente de la toma de corriente o mediante sistemas multicontactos es más cómodo y económico, especialmente en la pequeñas y medianas empresas.

 Los equipos informáticos son diseñados para operar bajo ciertos estándares y condiciones de energía que es preciso considerar ante de ponerlos en operación. Una de las formas de proteger nuestra inversión en seguridad física de nuestros equipo consiste en revisar la instalación eléctrica específica para el sistema informático, siendo recomendable disponer de tomas protegidas y estabilizadas, aisladas del resto de la instalación eléctrica de la organización. Esto es especialmente relevante, porque muchas oficinas son instaladas en casas habitación que son rentadas para este tipo de giros.

 Si tu organización cuenta con lugares especiales donde están ubicados los equipos más delicados o importantes, que requieren tratamiento especial como los servidores, es sumamente importante eliminar la electricidad estática de estas zonas. Lo recomendable en estos casos, es emplear un revestimiento especial en las paredes, el techo y el suelo del local para evitar el polvo y la electricidad estática, así como evitar el uso de alfombras o moquetas para cubrir el suelo.

 Las interferencias electromagnéticas pueden generar problemas que afectan el buen funcionamiento de tus equipos, por lo cual, lo ideal es implementar un filtrado de ruidos e interferencias electromagnéticas.

 En especial, este sistema es uno de nuestros favoritos, se denomina Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) y su función consiste en proteger a los equipos informáticos frente a picos o caídas de tensión, así como de los cambios en la frecuencia del fluido eléctrico.

 Gracias a los SAI, se logra una mayor estabilización del suministro y se dispone de una alimentación auxiliar para afrontar posibles cortes en este suministro. La recomendación para ti y tu empresa, en caso de que te interese respaldar la seguridad de tus servidores más importantes frente a fallos en el suministro eléctrico o sobretensiones, consiste emplear un SAI conectado a cada una de estas máquinas, configurado de tal modo que, a través de una conexión vía puerto serie o USB, se pueda facilitar el cierre ordenado de las bases de datos y el apagado automático del servidor en caso de un corte prolongado del suministro.

La seguridad y protección de los equipo, no depende únicamente del área de informática, es una labor que beneficia e implica a toda la organización. Por ello, también es deber de todos cuidar los activos físicos, el material e instrumentos de trabajo, especialmente ante las corrientes eléctricas que resultan totalmente impredecibles.

Aprende todo sobre seguridad de la información

Mantén seguro el activo más importante de tu empresa con nuestra consultoría en Seguridad de la Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *